Inicio » Emprendedores » 4 agentes para desarrollar un entorno innovador.

4 agentes para desarrollar un entorno innovador.

4 agentes para desarrollar un entorno innovador.

La innovación aumenta la competitividad, ayuda a la resolución de problemas e impulsa el desarrollo económico de nuestra organización, lo cual hace que influya positivamente en la vida de las personas.

Existen diversos obstáculos que se deben enfrentar al momento de plasmar  nuevas ideas, entre los que más destacan son los relacionados con financiamiento, regulación y falta de incentivos. Como lo hemos comentado anteriormente, la innovación se realiza en conjunto y es así como podemos potencializar las ideas propositivas que tenemos.

A continuación, te recomendamos algunos agentes para mejorar tu entorno innovador y concretar tus ideas más fácilmente en ambientes creativos.

Incubadora
Es una organización diseñada para apalancar el crecimiento y asegurar el éxito de proyectos emprendedores a través de una amplia gama de recursos y servicios empresariales que puede incluir renta de espacios físicos, capitalización, coaching, networking (es decir acceso a una red de contactos) y otros servicios básicos como telecomunicaciones, limpieza o estacionamiento.

Espacios de coworking
Se trata de un espacio de trabajo abierto donde perteneces a una comunidad de individuos que desean intercambiar ideas, proyectos, conocimiento, y lo más importante, están dispuestos a colaborar. Un gran beneficio que tiene es que, si vas iniciando en el mundo del emprendimiento, estos lugares te brindarán todas las facilidades y herramientas para poder trabajar de manera profesional.

Garajes tecnológicos
Son lugares, que, en su mayoría, son utilizados para el desarrollo de tecnología y sirven como lugares de trabajo para desarrolladores. En la actualidad también se están utilizando para acercar a la comunidad en general- por medio de talleres, pláticas y clubes de programación- a estar más informados acerca de las nuevas tendencias.

Agencias de Innovación
Reinventa las marcas, las empresas, las personas y las organizaciones. Permite adaptar un producto a la evolución orgánica del mercado y de los clientes. También sirve como guía en el comportamiento de consumo de las personas, de las operaciones y de los sistemas de flujo de productos. Genera la capacidad de dar herramientas prácticas a las marcas para volver a nacer y mantenerse vigentes con los clientes emergentes. Da sistemas de renovación que se autopagan con las utilidades y facturación generada de cada consultoría. Ayudan a vender más y mejor en las circunstancias locales de cada ecosistema. Dan revisión renovada y combaten la miopía de taller que genera el trabajo diario, encuadrado y rutinario.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *